Rinoplastia Cirugía Estética


La rinoplastia es procedimiento propio de la cirugía estética que conlleva la restructuración del área de la nariz. Por tratarse de una operación, tiene ciertos aspectos de importancia respecto al posoperatorio que todo paciente debería conocer antes de pasar por dicha intervención, con el fin de no llevarse sorpresas de último momento.

Luego de las 48 o 72 horas de realizada la rinoplastia, el paciente tiene posibilidad de llegar a sentir un poco de dolor que se puede tratar con analgesia y lograrse así una progresiva mejora. Igualmente, es posible que, dependiendo del procedimiento que se realice, pueda presentarse edema o acumulación de líquido alrededor de la zona de la nariz y, además, ponerse morados los párpados inferiores.

El edema y los moretones tras una rinoplastia suelen mejorar poco a poco entre las dos y las tres semanas posteriores a la cirugía. Asimismo, en la rinoplastia se colocan por lo general yesos o férulas plásticas en la nariz con el fin de que lo que se haya corregido en la zona se mantenga en su sitio luego de la cirugía.

Por su parte, en la rinoplastia también se colocan unos tapones especiales dentro de las fosas nasales con el fin de que el sangrado sea el mínimo posible y se pueda así dar la correcta fijación de las estructuras que se encuentran en la parte interna de la nariz. Esto es de vital importancia para obtener resultados óptimos que sean perdurables en el tiempo.

El yeso o férula y los tapones se retiran de dos a tres semanas después y entre 24 y 72 horas luego de realizada la rinoplastia, respectivamente. Los puntos de sutura realizados en la parte interna de la nariz son reabsorbidos, mientras que los que se colocan externamente puede retirarse por el cirujano plástico entre siete y diez días después de la intervención quirúrgica.

En la imagen se ve un excelente trabajo del cirujano plástico Axel HemmingsenEspecialista también en aumento mamario y prótesis mamarias.

Rinoplastia